Ante las pajas mentales…
#mindmapping

El mindmapping –o proceso de creación de un mapa mental– consiste, en términos generales, en plasmar tus pensamientos directamente desde tu mente a la pantalla o al papel en forma de mapa mental, y del papel o pantalla llevarlos directamente a la práctica.

¿Cómo hacer un buen mapa mental?


Ya hemos visto en general el aspecto que debe tener un mapa mental y cuáles son sus elementos principales. Ahora bien, hacer un mapa mental de forma correcta para garantizar que tenga éxito, ya son palabras mayores. No obstante, si seguimos una serie de pautas generales, nos aseguraremos de que estamos creando un mapa mental que coincide exactamente con la mejor forma en que lo puede asimilar nuestro cerebro.

 

    • En el centro del mapa, se coloca la palabra principal en torno a la que gira toda la idea. También puede ser una fotografía o una imagen, y esto es incluso mejor, ya que la mente humana es visual. Lo que en todo caso no debes hacer es escribir frases enteras, sino simplemente palabras.

 

    • En torno a la imagen o idea principal iremos sacando diferentes “ramas” de diferentes colores. A cada rama le corresponde un color diferente, y esto no es por capricho, sino que constituye un ingrediente clave para que el mapa tenga éxito.

 

    • No se recomienda sacar demasiadas “ramas” alrededor de la idea principal, puesto que un mapa mental debe ser ante todo visual y fácil de interpretar a primera vista. Por ejemplo, Raimon Samsó no recomienda sacar más de seis ramas principales.

 

    • Puedes crear tu propio código de colores: por ejemplo, asocia el color rojo con las tareas urgentes, el verde con las tareas secundarias, el azul con las más importantes… y utilízalos siempre de la misma manera. Así, en sucesivos mapas mentales, tu mente se acostumbrará a interpretar cada color siempre de la misma manera.

 

    • De cada rama han de salir diversas ramificaciones que constituyen las ideas secundarias. Como ya hemos visto con la idea principal, utiliza imágenes, iconos o en todo caso palabras clave, pero nunca te líes escribiendo frases enteras.

 

    • Es mejor si las diversas ramas y ramificaciones no están totalmente rectas sino un poco curvas, como si se tratara de las raíces de un árbol, por ejemplo. ¡Ya te imaginarás que a la mente humana le “rechina” ver líneas elegantemente trazadas con escuadra y cartabón!

 

  • Si estás trabajando de forma manual, el papel debe de ser blanco y estar colocado de forma horizontal. Lo mismo si trabajas en el ordenador, la orientación de la hoja debe de ser horizontal.

¿Para qué sirve un mapa mental?


Ahora que acabamos de aprender qué es y cómo se hace un mapa mental, no dejemos que todo lo aprendido hasta ahora caiga en saco roto.
Quizás alguna que otra de las aquí presentes todavía se esté preguntando qué aplicaciones puede darle en su propia experiencia a un mapa mental. Y es que hasta ahora hemos estado hablando de plasmar una “idea”, así en abstracto… pero ideas las hay a cientos y a miles.

Entonces, ¿cuándo aplicar un mapa mental a algo que se nos haya ocurrido? Buenas noticias: un mapa mental puede aplicarse absolutamente a cualquier idea, proyecto, tarea, encargo… ¡A todo lo que se te ocurra! Es simplemente una forma de llevar a la práctica una idea abstracta hablando en el mismo “idioma” en que habla nuestra mente.
Un ejemplo de aplicación práctica de un mapa mental puede ser para secuenciar proyectos. Por ejemplo, escribir un libro, que ya solo de leerlo a muchos les da sudores fríos. Pues en lugar de dejarnos llevar por el pánico, podemos desenredar el lío mental y plasmarlo en forma de mapa mental:

 

:: La idea central será una palabra clave o una imagen que resuma la temática del libro.

:: Un brazo o ramificación puede representar los capítulos del libro, con sus respectivas subramificaciones, una por cada capítulo.

:: Otra rama podrá ser la que define a los personajes, también con sus correspondientes ramificaciones para cada personaje en concreto.

:: Una tercera ramificación podría ser la forma de secuenciar la creación del libro: páginas por día, capítulos por semana, tiempo que durará el periodo de corrección y/o maquetación…

:: Otra ramificación importante es la forma de darlo a conocer, con sus diferentes subapartados: Amazon, iBooks, etc.

 

Otra aplicación práctica puede ser hacer sinopsis, como por ejemplo resumir un libro, una conferencia, un documental, o como dice Raimon Samsó simplemente planificar tus próximas vacaciones. Y es que, como ya hemos visto, él incluso presenta su currículum en forma de mapa mental.

 

Pero además si los mapas mentales constituyen una herramienta para el éxito, no es solo porque sean útiles para la vida diaria o el ocio, sino que también pueden llegar a convertirse en el mejor aliado en la planificación de cualquier negocio. En un mapa mental puedes plasmar tu business plan, o tu plan de marketing o utilizarlo para ayudarte a sacar a la venta un nuevo producto o servicio.

 

En este último caso, por ejemplo, la idea central de tu mapa mental sería el producto que vas a crear; una de las ramificaciones, con sus respectivos subapartados, representaría los materiales necesarios para hacerlo; la segunda representaría los diferentes proveedores y precios de esos materiales; la siguiente ramificación se centraría en las fases de la creación; y por último, otra estaría orientada a la puesta en venta de tu nuevo producto. ¡Imprescindible colgarlo en el panel de corcho de tu taller y tenerlo delante de la vista desde el minuto cero del proceso de creación!

Mapas mentales digitales: Mindmeister


Aunque es posible crear tus mapas mentales de forma manual, con la simple ayuda de unos lápices de colores y un folio en blanco, trabajar el mindmapping de forma digital también tiene sus ventajas, ya que podrás modificar y reimprimir tus mapas tantas veces como quieras, así como compartirlo por correo, publicarlo en tus redes sociales… ¡Las posibilidades son infinitas! Además, al utilizar el soporte informático, depende de para qué necesites tu mapa mental puedes exportar el archivo a Word, crear una presentación en Power Point, compartirlo en PDF para que no pueda ser modificado…

Para crear mapas mentales en el ordenador, existen infinidad de programas que funcionan de forma más o menos similar, pero yo voy a explicaros cómo funciona el que yo utilizo habitualmente: Mindmeister. ¿Os había dicho ya que a mí lo de utilizar los mapas mentales ha marcado un antes y un después en mi vida? ¿Ah, sí? Je, je, je… bueno, pues vamos a ponernos manos a la obra con www.mindmeister.com/es

Lo primero que te pedirá el programa es registrarte con tu nombre, una dirección de correo electrónico y una contraseña. Una vez hecho esto y sin más preámbulos aparecerás en la pantalla principal o dashboard, donde ya puedes empezar a crear un mapa mental.

mapa-mental-1

 

Como ya sabemos, lo primero es colocar la idea principal en el lugar azul donde ahora pone de forma estándar “Mi Nuevo Mapa Mental”. Y como también sabemos, no es necesario que sea una palabra, sino que también podemos elegir un emoticón, un icono y hasta un vídeo que tengamos en nuestro PC para colocarlo en el centro del mapa. Esto lo lograremos a partir del menú de la columna izquierda:

 

mapa-mental-2

 

Por ejemplo, yo voy a llamarlo “mapa mental”, ya que estamos hablando precisamente de cómo crear mapas mentales, y voy a añadirle un icono que tenga que ver con la temática:

 

mapa-mental-14


¿A que queda chulo? Además, si resulta que el tema que viene por defecto nos resulta un poco aburrido, esto también puede cambiarse aquí abajo, haciendo clic en los tres puntitos que vienen junto a “Tema: default”:

 

mapa-mental-9


Básicamente, al cambiar de tema le he cambiado el color de fondo a rosa, pero ahora es donde empieza la parte importante, que consiste en ir añadiendo ramificaciones al mapa. En la parte de arriba, donde aparece el signo +, se añadirá una nueva rama cada vez que pulsemos sobre este:

 

mapa-mental-10

 

Además, también puede cambiarse la forma en la que se presentan las ideas, a partir del menú del lateral izquierdo. Debajo de los signos + y -, que sirven para ampliar y reducir la pantalla, respectivamente, se encuentra el símbolo para el “Diseño del Mapa”:

 

mapa-mental-11

 

De forma estándar el diseño que se llama “gratis” se compone de una serie de ramificaciones que irradian alrededor de la idea principal. También cabe la posibilidad de colocarlos a la derecha o la izquierda, o también en forma de organigrama, aunque según recomienda Raimon Samsó, el cerebro entiende mejor los mapas mentales que no están excesivamente “ordenados”.

 

mapa-mental-13

mapa-mental-12

 

En el menú de la derecha que ya habíamos visto se encuentra la probabilidad de editar y personalizar cada rama. Por ejemplo, podemos asignar la tarea que va explícita en cada rama a una persona diferente, con un plazo determinado. También se puede numerar la prioridad que tiene cada tarea dentro de la secuenciación general:

 

mapa-mental-3

 

Teniendo en cuenta que la mente asimila mejor las ideas visuales, podemos hacerle entender que las diferentes tareas o ramificaciones forman partes diferenciadas del objeto principal por medio de etiquetas o cambiando los colores de fondo de cada idea:

 

mapa-mental-4

 

Cuando creas que tu mapa ya está listo, o simplemente para ir mirando cómo queda a medida que lo vas ampliando, puedes cambiar a pantalla completa por medio de la última opción del pequeño menú superior izquierdo: 

 

mapa-mental-5

 

En pantalla completa podrás trabajar sin distracciones, realizar modificaciones de última hora o simplemente admirar tu obra y decidir que ya está lista para ser compartida o para imprimirla. Si quieres volver a la pantalla de Mindmeister donde aparecen todas las opciones (dashboard), simplemente haz clic en el aspa que aparece en la esquina superior derecha.

 

mapa-mental-6

 

Hmmm, quizás me ha quedado demasiado rosicler… pues nada, lo cambio. Si es que en el Mindmeister, no hay nada que no tenga remedio… Volvemos al “Tema”, donde los tres puntitos que ya habíamos visto antes, y buscamos otro color de fondo. ¿Qué os parece el azul celeste?

 

mapa-mental-8

 

¿Y qué pasa, que aquí solo curro yo? ¿Cómo es esto, solo Elia? Vamos a ver si asignamos tareas a unas cuantas más, y de paso definimos las prioridades:

 

mapa-mental-7

 

Pues bueno, esto ya está listo. Ahora solo nos faltan por hacer dos cosas: la primera, en el botón azul de la parte de abajo donde pone “Compartir este mapa”, podemos decidir si será un mapa privado, que solo el usuario puede ver, si es público o si deseamos compartirlo únicamente con determinadas personas.

 

mapa-mental-15

 

Y la segunda, es volver a la pantalla principal o “dashboard”, a través de la flechita que está en la esquina superior derecha, al lado de donde pone “Cambiar a Pro”. Desde esta pantalla, llamada “Mis Mapas”, podemos controlar la carpeta donde tenemos guardados los mapas que hemos creado, acceder a crear un nuevo mapa a través de las diferentes plantillas, o buscar, guardar y compartir otros mapas creados por otros usuarios… y por supuesto exportar mapas a nuestro disco duro. Para ello, haremos clic en la flecha que hay a la izquierda del mapa que queremos exportar, y buscamos en el menú desplegable:

 

mapa-mental-16

 

Una vez elegida la opción “Exportar”, nos aparecerá otro menú en el que podremos elegir el tipo de archivo que nos interesa:

 

mapa-mental-17

 

¡Listo! Ya tenemos nuestro mapa mental preparado para imprimir, compartir, publicar, añadir a una presentación… y por supuesto, llevarlo a la práctica. No olvidéis que, tal y como Raimon Samsó lo define, un mapa mental constituye la herramienta del éxito.

Déjame tus dudas, comentarios, o lo que te rote por la cabeza… en el espacio que tienes justo aquí debajo!

4 Comentarios

  1. Marta

    Me parece un recurso estupendo y aunque creo que la mayoria ( al menos de las mujeres) lo utilizamos tu le das un giro y lo haces mas pro.
    Empezaré a trabajar en ello

    Responder
    • Elia

      Muchas gracias Marta, bueno, la verdad es que yo no le doy un giro eh, simplemente pongo a vuestra disposición la información completa del manejo de esta herramienta para que luego, cada uno la personalice y se la lleve a su terreno como mejor le quede y convenga. Me alegra saber que ya la usabas y que de ahora en más, vas a utilizarla aún mejor.
      Un abrazo!!

      Responder
  2. Marta

    Gracias Èlia, creo que todos hemos utilizado siempre mapas mentales sin ponerles ese nombre y sobre todo, sin planificación alguna o sin saber el porqué de lo que estábamos haciendo. Está muy bien saberle dar importancia al color y a las ramificaciones no saturando la idea básica. Creo que con la práctica se convertirá en una gran herramienta. Gracias por traernos la teoría a la práctica y removernos un poquito más la mente!!

    Responder
    • Elia

      Seguro Marta! Yo en el cole y hacía de manera intuitiva y complemtamente inconsciente mis ‘mapas mentales’ a modo de esquemas conceptuales de los temas que entraban en el examen y creo que como tu bien dices, somos muchos los que los hemos estado usando sin saber bien bien. Siempre está guay saber exactamente como funciona una herramienta para así adaptarla a nuestras necesidades personales así que me alegra haber aportado esa info para que de ahora en más, los uses de manera más eficaz 😉

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres un emprendedor creativo?

Entonces has llegado al sitio IDEAL para ti.
 THE CRAFT ACADEMY es el punto de encuentro para proyectos creativos como el tuyo,
en el que dispones de todo lo que tu marca necesita para triunfar de verdad.
También tenemos 1 newsletter que es la hostia y que enviamos cada 15 días nada +.
En ella encontrarás un e-mail cargado hasta las trancas de recursos, información (ÚTIL), descargables y promociones de
colaboradores que te permitirán disfrutar de múltiples beneficios en distintos proveedores de servicios y materiales.
Así que.. suscríbete y no te pierdas nada!!

*y no, no te voy a spamear*

Muchas gracias por suscribirte! Por favor, revisa tu mail y confirma tu suscripción haciendo clic en el mensaje que te hemos enviado. De lo contrario tu suscripción no será válida y no podremos mandarte ningún correo quincenal.

Pin It on Pinterest

Share This